Cómo llegar a Orchha, la ciudad escondida en India

Llegamos a Orchha a través de un periplo de tren y taxi, que pocos conocen ya que generalmente tiende a saltarse en las visitas, pero merece la pena indudablemente.

Iniciamos el camino desde Agra en tren y en pocas horas llegamos hasta Jhansi, donde cogimos un taxi que nos llevo hasta la ciudad medieval de Orchha directamente.

Es aquí donde respiramos esa India que hasta el momento no habíamos llegamos a conocer después de tanta masificación de personas, coches , animales y polución, por fín un remanso de paz , muy pocos turistas visitando la fortaleza,con una increíble historia como todas de India.

Lo más destacado de Orchha es su enorme palacio fortaleza que se encuentra en una isla temporal formada por el río Betwa. Esta isla está rodeada por una muralla y el palacio consta de varios edificios construidos en diferentes épocas. Entre los edificios más notables podemos citar el Templo Real (Rajmandir) y el Jahangir Mahal (Palacio de Jahangir). El Jahangir Mahal es considerado en hermoso ejemplar dentro de la arquitectura mogol .

 

Se dice que el rey Bundela tardo 4 años en construir este magnífico edificio tan solo para que su amigo el emperador mogol Jahangir pasara un día en sus maravillosas estancias, aunque realmente los arqueólogos dudan de la veracidad de esta historia que se ha ido contando durante años.

 

Especias en Orchha

Pasear por los caminos y tropezarse con estos edificios es todo un placer para los sentidos, unos edificios que se alzan en mitad de bonitos campos cultivados de trigo.

Cerca de la Fortaleza había una cuadra de camellos donde el rey guardaba sus camellos y merece la pena visitar. Los turistas pueden subir hasta la parte alta de los edificios y conseguir bonitas vistas de la población de Orchha. Recorrer las ruinas de Orchha te traslada en el tiempo, y a veces el silencio que las rodea te invita a imaginar escenas de príncipes y princesas paseando por este paisaje tan idílico.

 

Esta antigua ciudad es una hermosa síntesis de la dinastía Bundela y las influencias del imperio mogol, que se refleja en su paisaje arquitectónico e histórico.Pero entre tanta belleza arquitectónica nos quedamos con su gente y la alegría que transmitían en su realidad diaria, con sus cantos y oraciones y la amabilidad y el cariño con el que nos trataron en todo momento en Orchha, esa tranquilidad que nos costaba encontrar en India la descubrimos en esta tierra, por casualidad, para nosotras un gran descubrimiento, camino de Khajuraho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =