Festival de octubre en Lago Inle (Myanmar) por Alba

El Lago Inle es uno de los principales atractivos turísticos de Myanmar. Parada obligada de cualquier viajero que recorra este sorprendente país. Sin embargo, resulta  aún más impresionante si se coincide con la festividad de la Pagoda Phaung Daw Oo.

Con una superficie estimada de 12.000 hectáreas y 500 km2 (100 km de largo por tan sólo 5 km de ancho), es el segundo lago en extensión y uno de los más altos (está situado a 884 m sobre el nivel del mar) del país. Su profundidad media varía entre los 2,10 m en la estación seca (3,60 m máximo) y los más de 4 metros en la estación de lluvias.

             

La ciudad más poblada del entorno es Nyaung Swe  y también es el punto de partida turístico para hacer las principales visitas. En el Lago Inle, podemos sorprendernos por los pueblos flotantes que conviven en el lago, maravillarnos con las peculiares técnicas de remo con la pierna de los pescadores, descubrir los singulares cultivos flotantes de los Intha o navegar a través de los aromáticos jardines de flor de loto.

 

 

Siguiendo la tradición budista, entre el 2 y 19 de octubre se celebra el Festival de la pagoda Phaung Daw Oo, uno de los principales festivales de Birmania. Entre muchos otros festejos cabe destacar la procesión por el lago de 5 estatuas protegidas en una urna de cristal que son paseadas de pueblo en pueblo por el río sobre una impresionante barcaza de remos dorada engalanada para la ocasión, haciendo un recorrido entre oraciones y envuelto en este mágico entorno del Lago Inle. Cada día se trasportan las estatuas al amanecer hasta que regresan de nuevo a su lugar original en la pagoda que da nombre al festival. Competiciones de remo, danzas típicas y un montón de celebraciones tradicionales completan el festival.

         

Llegamos a Nyaung Swe justo en  los dos últimos días de festival y podemos asegurar que merece la pena, si se va a visitar la zona, intentar coincidir con la celebración. Eso sí, para poder ver la procesión hay que madrugar mucho. Pero desde luego, vale la pena.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =